Que hablen de mí, aunque sea bien.

En cierta ocasión, una conocida pareja de directores creativos argentinos de una importante agencia de publicidad de origen francés de cuyo nombre no quiero acordarme tuvieron la genial idea de presentar un mismo concepto creativo a dos clientes diferentes de sectores distintos al mismo tiempo,  con la mala suerte de que los dos clientes compraron simultáneamente la misma campaña. El resultado: el espectador quedó anonadado al encontrarse al unísono dos mensajes tan parejos de marcas tan distintas y los clientes quedaron “encantados”.

  • Conclusión 1: la mierda existe. Cuestión de mala suerte…
  • Conclusión 2: A veces, algunas ideas se vuelven tan contagiosas como la gripe.

Sospechosa clonación de ideas simétricas. Viralidad, le dicen ahora, creo. Pues bien, últimamente estamos viviendo una auténtica revolución en el campo de las relaciones públicas desencadenada por la proliferación de estrategias demasiado parecidas. Determinadas prácticas, hasta la fecha sólo vistas desde la grada mientras leíamos los e-newsletters que nos llegaban de los USA, empiezan a prodigar de forma contagiosa por estos lares.

Entre ellas, todas mis sospechas recaen en las llamadas false news. Las falses news son cortinas de humo destinadas a ocultar determinados problemas en algunas marcas o simplemente a crear notoriedad de marca de forma exitosa.

dictadores

El desorbitado crecimiento de las redes sociales y el efecto eco inmediato que aporta a cualquier noticia ha generado que esta práctica sea cada vez más frecuente. Esta es la única explicación posible. No puedo creer que tantas grandes marcas cometan tantas estupideces seguidas en tan poco tiempo o sufran repentinamente de rumores infundados:

  • Coca Cola está realizando una fuerte campaña publicitaria y relacional basada en desmentir unos supuestos rumores acerca de un posible deslisting de Coca Cola Cero. La realidad es que los rumores que existen en el mercado sobre este tema no son mayores de los que pueda existir sobre cualquier otra gran marca, pero han servido de base para que la compañía de Atlanta pueda hablar largo y tendido sobre su producto hipocalórico. Todavía habrá quien piense que es un excelente ejercicio de comunicación corporativa, pero tengo bien claro quiénes son los verdaderos beneficiados con todo este rumor.
  • Apple, la compañía líder en innovación tecnológica y famosa por el secretismo con el que oculta sus novedades, ha perdido en un corto plazo de tiempo dos unidades de su nuevo prototipo, el iPhone 4G. Como ya han aventurado varios blogs antes – como por ejemplo, los chicos de Alti040 – parecen demasiadas casualidades en tan poco margen de tiempo. ¿Habrán contratado a la TIA para gestionar su seguridad los chicos de Steve Jobs a causa de la crisis? Mira que lo dudo…
  • Tal es de frecuente últimamente el tema de la rumorología falsa, que Danone utilizó otro supuesto bulo sobre Actimel en Argentina, para crear una campaña online con un “generador de rumores“, donde sus usuarios podían construir su propio rumor y difundirlo a los cuatro vientos… A esto lo llamo yo aprovechar el viento en popa.

En fin, la última moda en publicity y ruido de marca (buzz, para mis amigos los geeks) es crear noticias falsas.

No lo voy a negar: es un concepto que funciona y que supone una interpretación muy acertada del entorno. Actualmente, las marcas disponen de una gran gama de soportes desde las cuales encauzar su comunicación corporativa. Las redes sociales e Internet en general no han hecho más que multiplicar exponencialmente este abanico de opciones. A veces tanto que resultan imposibles de medir/leer/controlar todas.

Y de ese problema surge la oportunidad: crear una campaña corporativa para contrarrestar un supuesto rumor que, o bien nunca existió o fue creado a través de la propia marca. Sencillo, impactante y eficaz.

Solo dos peros:

  • No caigamos en la reiteración. El abuso de una misma estrategia diluye su eficacia. Recuerda que sólo deja marca el primero que pega.
  • Ojo con el consumidor. Cada vez es más inteligente y capacitado. Si detecta que el rumor inicial no existe o es infundado, el efecto positivo se tornará en negativo.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s