Menos redes, mas sociales

Existen tres leyes cuya aplicación tiene alcance universal, a saber, la Ley de la Gravedad, la Ley de Murphy y la Ley de Pareto:

  1. La primera de estas leyes es un invento de un guiri inglés discurrido al caerle una manzana en el colodrillo mientras dormía la mona bajo un árbol – un manzano, a la sazón – en plena resaca, tras un weekend de juerga loca en Mallorca según dicen las malas lenguas, que en la Pérfida Albión son prácticamente todas. Se desconoce que extraña y pervertida asociación de ideas tuvo el pollo en cuestión – un tal Newton – para llegar desde A (manzana) a B (ley de la gravedad), o lo que es lo mismo, a la conclusión, así dicha a bulto, de que la fuerza gravitatoria de la Tierra atrae a todos los cuerpos hacia ella con una fuerza equiparable a la masa de dicho cuerpo multiplicada por el coeficiente de aceleración de la gravedad terrestre, conocido como g -escrito así, sin punto… -, y cuyo valor constante es de 9,8.
  2. La segunda ley se le ocurrió a un guiri norteamericano llamado Murphy – se especula con que ésta sea la razón de por qué a dicha ley se la ha denominado así -. El tal Murphy, a falta de mejor ocupación en su vida, tuvo a bien fijar una realidad inmutable basada en el siguiente principio: “todo aquello susceptible de salir mal, saldrá peor“. Murphy llegó a esta conclusión tras caerle una maceta en la cabeza en el mismo portal de su casa mientras salía hacia su negocio en el que se había declarado un incendio que lo dejó en la ruina, justo el mismo día en el que su mujer le comunicara que le ponía unos cuernos del tamaño de Soria con su mejor amigo como consecuencia de la depresión acaecida por la noticia de que su hija de trece años estaba preñada de trillizos de un hippie en paradero desconocido mientras que su hijo mayor había tomado la decisión de hacerse, consecutivamente, Hare Khrisna y miembro del Partido Republicano. El pobre desgraciado de Murphy, abocado así a la disyuntiva de inventar una ley o suicidarse, optó por la primera opción, para mayor gloria de la Humanidad. Desgraciadamente, Murphy murió antes de encontrar una aplicación industrial a su ley y a la principal derivada de ésta: “siempre que se caigan unas tostadas, lo harán sobre la cara untada con mantequilla“. Se sospecha que Murphy murió aplastado por el peso de su propio mal fario.
  3. Y aún nos queda una tercera ley, conocida como Ley de Pareto, que es de la que realmente hablaremos – debo confesar que las dos anteriores las he citado para hacer bulto, mayormente… -. En realidad, nadie medianamente decente tiene ni puñetera idea de quien era el tal Pareto ni falta que hace. Bueno, quizás hayan dos o tres geeks que lo sepan, pero como nadie tiene tampoco ni puñetera idea que dichos freakies existan, por tanto, nos quedamos con la anterior afirmación.

La  Ley de Pareto viene a decir, palmo más palmo menos, que un porcentaje muy alto – pongamos un 80% – de algo se concentra en un porcentaje pequeño – ¿qué tal un 20%? – de otros algo, por lo general sufridores, usuarios o propietarios del primero algo. Por ejemplo, el 20% de los ciudadanos concentran el 80% de la riqueza. O, el 80% del mes lo pasamos gastando el 20% de nuestro escuálido sueldo. O también el 20% de los individuos que entran en una discoteca acumulan el 80% de las calabazas que se reciben. Y así, sucesivamente.

Pues bien, la Ley de Pareto aplicada al ámbito de las redes sociales diría que el 80% de los usuarios se concentra en el uso de un 20% de plataformas. Y me quedo con las ganas de decir que sospecho que este porcentaje se queda corto.

La realidad es que una mayoría avasallante de los usuarios de redes sociales se concentran en las redes de mayor difusión, a saber, Facebook, Twitter, Youtube, LinkedIn y, en el caso español, Tuenti (sustituir por Myspace o Badoo si hablas inglés o portugués con acento americano, respectivamente).

redes socialesEvidentemente, esto no quiere decir que éstas sean las únicas redes sociales que existen. Hay muchas más. Quizás haya quien piense que hasta demasiadas. De hecho, una leyenda popular dice que, si las redes sociales fueran capazos de esparto y estuvieran alineadas en línea recta, un community manager cualquiera podría cruzar la Península Ibérica de extremo a extremo sin tocar tierra, acompañado por una ardilla que hace publicidad de seguros. Pero, como quiera que la mayoría de las redes sociales no pueden ser definidas como capazos de esparto y que los community managers no están anatómicamente capacitados para saltar (ver Yo Gurú), la anterior afirmación resulta harto inexplicable.

Quizás este sería un buen momento para unificar criterios y definir qué demonios es una red social para mí. Cada CM – y cada ardilla – tiene su propia definición, pero personalmente opto por compartir mi propia definición, que se expresa del siguiente modo:

Red Social: plataforma online dirigida a un colectivo cerrado para cuya participación, de carácter voluntario, se requiere de una identificación personal y que permite compartir cierta información e interactuar entre todos o varios de sus miembros”.

Como tal, una red social requiere de una participación mas o menos activa por parte de sus usuarios, en función del tipo de red o el uso que se quiera hacer de la misma. De este modo, dependiendo de estas variables puede llevar a ocuparnos desde 5 minutos cada 3 meses hasta 25 horas al día — se empiezan a ofertar servicios de suplantación de personalidad para que algunos usuarios puedan estar siempre activos—.

Sin embargo, tal y como se puede observar en cualquier otro sistema de negocio o mercado, la evolución lógica del mercado sigue los siguientes pasos:

  1. Un individuo, normalmente un personaje asocial, gafapasta y de sexo indefinido, inventa las “redes sociales”. Como es un invento reciente y todavía no existe un nombre que aplicarle, le asigna el nombre de “tubérculo”.
  2. Otro individuo, diferente en esencia al primero pero idéntico en gustos, usa la red social y la comparte y difunde entre sus pocos amigos. A este individuo se le llama “trendhunter” o “gafapasta con Mac”. Si en vez de Mac usara PC, recibiría el nombre de “gurú”.
  3. Diez mil individuos imitan a los anteriores, simplemente por el hecho de que se ha creado algo nuevo. No saben cómo se usa, si les será útil o si el invento en sí funciona, pero se sienten orgullosos de ser los primeros y lo pregonan a todo el mundo. A estos individuos se les conoce como “trend setters” o “addopters” y se les identifica fácilmente porque en su casa todavía conservan su video Sistema 2.000 y un Blue-Ray, que usan como macetero.
  4. Un gurú da una conferencia y, a falta de un tema mejor, decide cambiar el nombre de “tubérculo” por el de “red social”. Es sacado en hombros de la conferencia.
  5. Diez mil millones de individuos se meten en la red social y la utilizan. Los padres, abuelas y cuñados coñazos de estos individuos también lo hacen, dejando la red social en sí hecha unos zorros. Al conjunto de estos individuos se les conoce por el nombre de “turba”.
  6. Un individuo diferente al primer individuo asocial, gafapasta y de sexo indefinido pero solo separado de éste por una mínima mutación genética demanda al primero por plagio de idea industrial. Este paso es imprescindible para que el gran público considere la red social como públicamente aceptada.
  7. Otro individuo asocial, gafapasta y de sexo indefinido, distinto al primero pero sospechosamente parecido a éste usando una peluca naranja, crea una segunda red social.
  8. Se produce un crecimiento exponencial de redes sociales hasta llegar al un número de 400.000 redes sociales nuevas a la semana. Todas ellas contienen graves fallos de seguridad y de protección de datos personales, requisito sinequanon para ser lanzadas.
  9. Los toreros utilizan las redes sociales para comunicar públicamente sus relaciones extramatrimoniales (ver post al respecto).
  10. Microsoft intenta comprar ambas redes sociales.
  11. Un nuevo individuo, que antes era gafapasta pero se ha operado y con un sexo exageradamente definido, rueda una película sobre el gafapasta que creó la primera red social. Es un exceso de imaginación, la llama “La Red Social” en claro homenaje al gurú.
  12. Google anuncia que nunca jamás en la vida bajo ningún concepto integrará la red social en sus buscadores.
  13. Un día cualquiera, en una cafetería de extrarradio, alguien “pierde” un maletín abultado.
  14. Google anuncia a bombo y platillo que, tras aparecérsele el arcángel San Gabriel a su CEO, éste ha visto la luz y estará encantado de integrar la nueva red social en sus buscadores.
  15. Alcanzamos el promedio de tres redes sociales por usuario.
  16. Apple anuncia que jamás adaptará su sistema operativo a la red social.
  17. Un día cualquiera, en una cafetería de extrarradio, alguien vuelve a “perder” un maletín abultado.
  18. Apple anuncia a bombo y platillo que, por intermediación directa de la Virgen María, sí va a adaptar su sistema operativo para las redes sociales. Aprovecha el acto para anunciar el lanzamiento de la iCafetera y comunicar que Steve Jobs sufre de un ojo de pollo en el dedo gordo de su pie izquierdo.
  19. Las Naciones Unidas deciden considerar oficialmente como “paria” a todo aquel que no tenga perfil en redes sociales y que tenga menos de 40.000 seguidores en éstas.
  20. Alguien publica, por primera vez en la Historia un contenido original y no usado antes (quod no erat demostratum….)

La expansión y difusión de nuevas redes sociales, sigue por tanto, una evolución imparable, a tenor del esquema antes mencionado. Pero no todas resultan interesantes. Hay redes sociales para leer el periódico, para decir donde estás – muy útiles para enfermos de Alzeimer -, para hacer preguntas y respuestas, para hacerle la competencia a un diccionario y hasta para ligar, como veréis en breve.

Hay redes sociales para casi todo. Ésto no me supone mucha sorpresa; el ser humano, por instinto, tiende a imitar todo aquello que ha tenido éxito, como si el simple hecho de fusilar algo que ha funcionado bien fuera sinónimo de éxito. Por lo general, suele ser mas bien al contrario, salvo que seas un fabricante de prendas textiles chino. En el mejor de los casos, estaremos dividiendo entre 2 el éxito, por lo que el impacto se verá necesariamente reducido a la mitad. En el peor, serás collejeado públicamente por tu poca imaginación a la hora de crear una nueva línea de negocio.

Pero la realidad es que, si seguimos con esta moda de crear nuevas redes sociales como si fueran churros finos, al final provocaremos una saturación tal en el mercado que todos perderemos el interés por ellas. Y el negocio, dicho sea de paso. Es verdad que, mas pronto o mas tarde, la ley del mercado acabará por aplastarte si no tienes un producto original, pero mientras tanto, se produce mucho daño. Si tienes ganas de crear un negocio nuevo – lo que ahora se llama emprender -, móntate un chiringuito para dar valor a las redes ya existentes, llámalo star-up o seven-up o como te venga en gana; crea aplicaciones para éstas; intégralas, unifícalas, clasifícalas, mídelas, dales valor añadido; trabaja en paralelo a éstas; en resumen, súbete al carro ganador. Ayuda a difundir el uso de las redes sociales y su alcance, donde todavía hay mucho terreno por trabajar. Colabora para integrarlas en el mayor porcentaje de población, por acercarlas a quien aún no las conoce, por introducirlas en aquellos ámbitos de nuestra vida social donde todavía no se aplican. En resumen, únete a nosotros a hacerlas mas sociales.

Pero no disperses el grano por todo el suelo del granero, salvo que quieras que se lo coman las gallinas en vez de tu familia. Dividir, por muy pesado que se ponga Sun Tzu, es la mejor forma de perder, a costa de muchos puestos de trabajo y de muchas horas de sueño.

Y recuerda: la ardilla se merece mucho más que eso. Y hasta el community manager, si a ello vamos…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s