La Banda Sonora de la Publicidad

Casi al tiempo que el cine descubría el fenomenal maridaje que componen imagen y música, la publicidad, caprichosa e insaciable como sólo ella sabe ser, fijaba su atención en la extraña alquimia que esta unión provoca. Con la irrupción de las películas en Technicolor y los avances en la fotografía introducidos por la hoy casi extinta Kodak, el mundo del celuloide encontraba una mina de oro en los años sesenta con la superposición de excelentes planos panorámicos sobre bandas sonoras especialmente concebidas para un guión.

La conjunción de música e imagen en color supuso una segunda edad de oro, o primera, si de calidad hablamos, del género del musical, con títulos como West Side Story, Siete Novias para Siete Hermanos, Cantando Bajo la Lluvia o Sonrisas y Lágrimas. Las road movies encontraron tambien petroleo en esta unión. ¿Alguien se imagina que hubiera sido de Easy Rider sin su sublime banda sonora?. Apocalypsis Now, La Naranja Mecánica, Memorias de África, Río Bravo, Armas de Mujer, Oficial y Caballero. Miles de títulos cuyas bandas sonoras elevaron por encima de la calidad de su metraje, una tendencia que se convirtió en rutina durante los ochenta. Indiana Jones, Superman, Los Cazafantasmas, La Historia Interminable, Los Inmortales. Música al servicio de la imagen; imagen en homenaje a una música sublime.

cazafantasmas

La publicidad pronto aprendió a absorber esta conjunción en su propio beneficio. Si bien el uso comercial de extractos o personajes famosos por sus películas resulta caro y no siempre garantiza unos buenos resultados comerciales, apropiarse de sus bandas sonoras aporta memorabilidad, ayuda a importar/extrapolar parte de la popularidad de la película y/o su banda sonora y construye en torno a un spot una pátina de credibilidad y popularidad. Al final, como pasa con muchas de estas películas, como poco permite conseguir que el efecto estético del spot sea agradable para los sentidos.

A lo largo de la historia de la publicidad, algunos spots han entrado en el Olimpo de la fama popular gracias a esta práctica. Basta con citar algunos casos que muy probablemente sean conocidos por muchos de vosotros, para despertar al mismo tiempo recuerdos y sonrisas involuntarias.

Saimaza – Memorias de África

Saimaza aprovechó la fabulosa banda sonora de John Barry para reforzar la autenticidad de su producto vinculándolo a su lugar natural de producción, con una película rodada con gramaje sobresaturado que construía emotividad sobre el corto comercial. El resultado una delicia para el paladar, los ojos y los oídos que ofrece autenticidad, credibilidad y memorabilidad.

Lotería de Navidad – Doctor Zhivago

El anuncio más recordado, celebrado y premiado de la historia de la publicidad pública en España usa como telón de fondo musical el Vals de los Generales que suena en el café donde el doctor Zhivago acude a reunirse con Lara por primera vez. Un vals que más que hacer volar los pies, consigue que vuele nuestra imaginación hacia olor a pastas navideñas, turrón y regalos recien embalados, un diez como spot.

Ferrero Rocher – Gladiator

Entre las muy pocas piezas buenas que las industrias de los Ruiz Mateos aportaron a la publicidad, se encuentra ésta en la que los glamourosos dulces de chocolates envueltos en un papel dorado cabalgan sobre los lomos de un caballo y la imaginación de Paloma Cuevas al son de la banda sonora de Gladiator. Belleza clásica al servicio de la Publicidad.

Land Rover – Dos Hombres y un Destino

Bastante menos conocido – de hecho, creo que todavía no se ha emitido en España – este spot de la marca británica de todoterreno conjuga maravillosamente un guión con una canción dada a conocer como banda sonora de la película de los setenta protagonizada por Robert Redford y Paul Newman. Cambiemos a los guapos por las guapas, el salvaje Oeste por Milano y los caballos purasangre por caballos de vapor y tenemos una pieza bastante conseguida con sonrisa asegurada.

Volkswagen – Marcha del Emperador (Star Wars)

Hay muy pocos premios publicitarios que se le hayan escapado a este corto en el que nuestros colegas alemanes no solo utilizan la pieza más popular de la obra maestra de George Lucas sino que tambien se apropian de la estética de algunos personajes. Con resultados bastante menos siniestros, por cierto, pero igualmente convincentes.

Como has podido ver, por lo general el uso cruzado de publicidad y bandas sonoras de películas supone una fórmula magistral que suele garantizar casos de éxito en su explotación publicitaria. Para muestra, os he dejado estos 5 ejemplos. ¿Se te ocurre alguno más? No dejes de contárnoslo. Y que la fuerza te acompañeeeeee…..

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s